sábado, 9 de febrero de 2013

Dimensiones Malditas. Capítulo 11

CAPÍTULO 11: PRINCESAS

 Tras derrotar a su tan odiada enemiga Úrsula, la princesa Ariel consiguió por fin, vivir al lado de su amor, el príncipe Éric. Todo era felicidad y alegría, incluso tenían pensado tener una hija. Unos días después de celebrar su boda, el príncipe quiso presentar a su esposa ante unos viejos amigos, soberanos de un lejano reino, que tambien pasaron algunas penurias antes y después de su matrimonio.
-Éric: Ariel, quiero presentarte a unos aliados de nuestro reino, y muy estimados amigos, se llaman Dereck y Odette.
-Ariel: Todo un placer.
-Odette: Igualmente, Éric nos contó que fuiste una sirena ¡Me encantaría saber cosas de ese mundo!
-Dereck: ¿Sabes? Nosotros también tuvimos problemas por culpa de la magia: Un brujo malvado convirtió a Odette en un cisne.
-Ariel: ¿Qué es un cisne?
Al no haber salido antes del agua, y tener solo a Scuttle como guía para el mundo humano, la pobre muchacha no sabía nada de aquellos maravillosos seres.
En ese momento, apareció un grupo de animales: Puffin, Veloz y Jean-Bob. Traían una extraña información.
-Odette: Chicos, os dije que os quedarais en el castillo. Luego iremos nosotros.
-Puffin: ¡Escucha Odette! Estábamos en una torre del castillo, y vimos algo extraño en el mar. Estaba vigilando.
-Veloz: Según parece vio que la pillamos y huyó mar adentro.
-Puffin: Intenté seguirla, pero perdí su rastro.
Todos pensaron que la mejor solución era ver qué ocurría, de forma que decidieron buscar a aquella criatura siguiendo la dirección que indicó Puffin. Sin embargo, parecía que Jean-Bob estaba interesado en otras cosas. Al ver a Ariel se quedó prendado de ella. La rana tomó un decisión: El beso de aquella muchacha le convertiría finalmente en el príncipe que realmente era.
Pasaron un buen rato en el barco de Éric buscando a aquella criatura sin muchos resultados. Todos estaban extrañados, pero Ariel era la que más temía. Conocía los peligros que habitaban en el mar mejor que nadie. Y tal vez podrían estar a punto de enfrentarse a un terrible adversario.
Éric intentó proteger a su querida esposa.
-Éric: Tranquila Ariel, te aseguro que no va a pasar nada. Yo estoy contigo.
-Ariel: Lo sé, pero...
-Éric: Úrsula está muerta, y no creo que nadie en el mar sea tan peligroso como ella. Además, contamos con la ayuda de Dereck y Odette, que son muy buenos guerreros.
-Dereck: No te preocupes, yo siempre protejo a la gente de buen corazón. No permitiré que nos pase nada.
Entonces, Odette se fijó en el agua, parecía moverse.
-Odette: ¡Algo se está acercando! ¡Detened el barco!
Asustado, Jean-Bob se escondió justo detrás de la princesa cisne.
Una figura empezó a mostrarse ante los asombrados príncipes. Ariel no podía creer lo que veía ¡¡Se trataba de su madre, Athenea!!
-Ariel: ¡¿Madre?! ¡¿Qué haces aquí?!
-Athenea: Mi querida hija.
-Éric: ¿Qué ocurre aquí? ¿No se suponía que había muerto?
-Odette: ¿Ella es tu madre?
Nadie podía entender lo que ocurría.
Athena: Sé que es extraño. Te debo una explicación: Aquel día, hará cosa de 11 o 12 años, viste lo que ocurrió con aquel barco. La verdad, incluso yo pensaba que no lo contaría, pero parece que gracias al océano, me libré de que el impacto fuese mortal. Lo que no pude evitar fue recibir un golpe que me dejó inconsciente, acabé en coma. Por suerte, una joven sirena de los mares del Norte, vino a Atlántica para aprender cosas de nuestro mundo, y me encontró. Decidió llevarme a su reino, donde me pasé los siguientes 10 años sin poder abrir los ojos. Ella se dedicó a cuidarme durante todo ese tiempo.
Cuando abrí los ojos, lo primero que vi fue a aquella mujer. Nunca había visto semejante belleza. Al parecer, era la princesa de los mares del Norte, y la mayor conocedora de las habilidades de nuestra especie. Durante los 2 años posteriores, me quedé allí, aprendiendo con ella bastantes cosas del océano y sus habitantes. Pero ahora un ser malvado ha atacado su reino. Decidí volver a Atlántica para pedirle ayuda a Tritón, pero durante mi viaje, me enteré de que mi hija pequeña se convirtió en un ser humano. Pensé que buscarte a ti era primordial.
video
¡Por favor Ariel! ¡Ayúdame a salvarla!
-Ariel: Lo siento, me gustaría conocer a la persona que te salvó la vida. Pero no puedo volver sin la ayuda del tridente.
-Athenea: Sí que puedes. En los mares del Norte aprendí a hacer que una sirena se convierta en humana y viceversa.
-Éric: Ariel. No lo hagas, por favor. Y si vas, ¡Llévame contigo!
-Ariel: No puedo exponeros a esto. Volved al castillo, te juro que volveré pronto.
Acto seguido, la reina hizo que su hija volviese a ser una sirena.

Ueki estaba convencido de que las personas que tenía delante, eran las que Orochimaru le ordenó encontrar. Tenía que buscar una manera de convercerles para que fuesen con él.
-Ueki: ¿Quién sois vosotros?
-Kakashi: Somos ninjas de Konoha. ¿Y tú?
-Ueki: Escuchad, necesito que me acompañéis a un sitio. Un tío muy raro y que parece ser amigo vuestro quiere veros.
Entonces, el bosque empezó a oscurecerse. Todo cambió de forma. Naruto y los demás se pusieron en guardia para prevenir cualquier ataque enemigo. Neji y Kiba intentaron ver u oler cualquier anomalía en la zona. No esperaban en absoluto lo que aparecería ante sus ojos.
-Orochimaru: ¿No se te ocurría una excusa más cutre? En fin... Tendré que salir cuanto antes, aunque me has ahorrado tener que buscarlos.
-Sakura (Tartamudeando): O- Orochi- Maru...
-Orochimaru: Sin embargo me temo que no podré confiar en ti. Será mejor evitar que estorbes.
Orochimaru lanzó una especie de lianas que rodearon a Ueki como si fuesen serpientes. Se introdujeron en su cuerpo y lo llevaron al lado de aquel monstruo.
-Orochimaru: Así, mucho mejor.
Ueki intentó apartarse, pero su cuerpo no respondía. Estaba totalmente inmovilizado.
-Naruto: Maldito. ¿Se puede saber qué le has hecho?
-Orochimaru: ¿Te preocupa? Es una nueva arma que adquirí hace poco. El resultado es más que evidente a simple vista. Pero debes saber, que este muchacho tenía la intención de llevaros ante mí. Es un enemigo vuestro, igual que yo.
-Hinata: Seguro que tú le engañaste.
-Sakura: Te encanta jugar de las debilidades de la gente para manipularlas. Igual que hiciste con Sasuke.
Orochimaru se rió de los ninjas. Ese comportamiento era típico de alguien educado en Konoha. Deseosos de la paz y la justicia. Le parecía algo despreciable.
-Naruto: ¡Ya basta! ¡Rescataremos a Sasuke y a Ueki! ¡No te dejaré escapar esta vez!
En aquel momento, empezó una dura batalla entre Orochimaru y Naruto. Kakashi y los demás estaban dispuestos a ayudar a su compañero.
Lo que Naruto y los demás no sabían, era que Ueki no era el único testigo de aquella lucha.
En el inframundo, escondidos, Hades y Naraku observaban lo ocurrido.
-Naraku: Ese maldito Orochimaru. ¿Cómo se le ocurre actuar por su propia cuenta?
-Hades:  Tranquilo. Es mucho mejor así.
-Hades (pensando): Si consigo que Orochimaru y Naraku se muevan por mí, yo podré pasar inadvertido. Así actuaré con más libertad para mover ficha. Todo va tal y como lo había planeado.
-Naraku: Por cierto, ¿Qué hay de ese muchacho al que han nombrado, el tal Sasuke?
-Hades: Está con los demás.
Oggie Boggie bajaba unas misteriosas escaleras, tras las cuales encontró una puerta. Al pasar por ella, se descubrió el secreto de aquel lugar: Eran las celdas del Inframundo. Allí se encontraban todas las víctimas de Hades. Encerrados en una cúpula de cristal, y paralizados por un material extraño que enterraba gran parte de su cuerpo. Entre ellos estaba la familia Fa, Abú y Rajah, Kairi... Y Oggie era el encargado de vigilar a los prisioneros. El saco de insectos se acercó a una celda en concreto. Allí se encontraba Sasuke.

-Oggie: ¿Quieres jugar a los dados, joven Uchiha?
-Sasuke: Maldito saco de insectos. ¡Suéltame ahora mismo!
-Oggie: A ver si te enteras, por mucho que lo intentes, de aquí ya no saldrás, pues yo soy Oggie Boggie, y tú, no escaparás.

                  CONTINUARÁ

4 comentarios:

  1. A ver si me pongo al día con tu serie jeje, aunque no conozco a ninguno de los personajes de anime que pones jaja, aunque si me sacas de Digimon, Doraemon, Shin Chan, Chicho Terremoto, Detective Conan, Heidi y Marco.. me pierdo xDD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, gracias por tu comentario. ¿Qué te ha parecido el capítulo?
      De los personajes de anime que has mencionado saldrán Shin Chan, Doraemos, Conan y Digimon. Aunque todavía falta.
      Supongo que es normal que no conozcas a la mayoría, ya que en algunos casos, son animes poco conocidos, de hecho, hay algunos que ni siquiera llegaron a España. Pero te aseguro que todos son increíbles y que los adorarás según los conozcas.

      Eliminar
  2. ¡Me ha encantado! Has empezado con fuerza. Tenías razón respecto a Meryna. Ha sido genial descubrir que la reina Athenea no murió. Ya tengo ganas de ver el próximo episodio.
    A, una cosa que quería decirte. Hace unos días, vino la Reynolds y le hablé de ti y de tu serie. Según parece ya te conocía por no sé qué de un doblaje de Maléfica que nunca le pagaste XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio. Me alegro de que te guste el capítulo. Siempre me dio pena la muerte de la reina, así que decidí salvarla en la serie.
      ¿Qué vídeo? ¿Qué Estela? ¿Qué Maléfica? ¿Qué dinero que le dije que no llegó pero en realidad nunca envié? ¿Qué dices?

      Eliminar